000

30/05/2018. Editorial Tal Cual

Tres ceros se van ¡cuántos se han ido! Otra devaluación volverá, más duradera y más calamitosa que el olvido. Un texto se ha vuelto viral:

“Imagínense el lío, 4 de junio:
las transferencias sin tres ceros,
los billetes con tres ceros,
la memoria con seis ceros,
los billetes de cien todavía en circulación,
mi vida en dólares sin verlos.
Estoy confundido”.

¿Hasta cuándo Julio Borges? hasta cuándo piensas insistir con esta guerra económica ruinosa con la que saboteas una brillante ejecutoria revolucionaria. Sinceramente, desde que la oposición asumió el saboteo como vía de acción, hace casi 20 años, no ha hecho otra cosa que entorpecer los magníficos propósitos de la revolución. Esta ha sido una revolución que ha marchado de boicot en boicot.

Nunca como antes, la oposición venezolana había contado con tantos recursos en el gobierno de Venezuela. El petróleo le llegó a más de 130 dólares el barril. ¿Y qué hizo? destruir la honestidad revolucionaria, forzar a hombres de bien, a gente de profundas convicciones sociales a robar millones de dólares. Díganme el altote de pelito blanco y el otro, el del tesoro, gente transparente. ¿Por qué creen que tiene caballos pura sangre en Miami?, ¿porque a él le gusta eso? Nooo, no amigos míos, nooo: por culpa de esta oposición fascista que lo colocó ante el dilema: “robo o muerte, viviremos y robaremos, hasta la Andorra siempre” y cosas por el estilo.

Ahí está PDVSA, por ejemplo. Lo que ha hecho esta oposicion apatrida con ella no tiene nombre. Sabotajes generalizados. Díganme lo que hicieron con el tipo de los seguros de la mencionada compañía, al que forzaron a hacerse recontramultimillonario. Sí el de los rolex, el de las fiestas sauditas y las cuentas en dólares, el que regalaba carros y compraba edificios. Todo se sabe en esta Venezuela saboteada.

Fortunas multimillonarias se hicieron por culpa de este modelo cambiario promovido desde la MUD. ¿Y ahora con qué nos viene la oposición?,¿a qué nos ha forzado por instrucciones de la Casa Blanca?: a esta nueva devaluación. Tres ceros más se le quitan a la moneda por obra y gracia de acciones destructoras conjuntas del Imperio y la oposición apátrida itinerante. El pueblo ha vuelto a votar en unas elecciones de una transparencia que da asco, en contra de ellos, pero no hay forma ni manera de que lo entiendan, le siguen cobrando al pueblo su consecuencia, hundiéndolo en la miseria e impidiendo el desarrollo de una revolución que traía honestidad, eficiencia administrativa, reducción de ministerios, castigo a los corruptos, equidad en la distribución de los ingresos y una justicia al servicio de los ciudadanos.

Todo, todo este calamitoso estado de cosas que nos lleva a tres ceros menos en la moneda es, obviamente, responsabilidad de estos fascistas que nos desgobiernan (es decir que nos sabotean con al guerra económica, mediática, corrupta, devaluacionista y todo lo demás).

Usted se preguntará, querido lector: ¿entonces qué es lo que ha podido hacer este hermoso gobierno revolucionario en tanto tiempo? La dolorosa respuesta es: no mucho más que aquel esperanzador juramento que sirvió de punto de partida: “juro sobre esta moribunda Constitución”… Ese mismo día, no bien había terminado de jurar el Eterno hijo de la Gran América, comenzó el saboteo.