Entrevista en Últimas Noticias

06/05/2007. Últimas Noticias

-¿El humor se piensa y luego se siente?
En el humor pensamiento y existencia son una y la misma cosa. El humorista solo puede pensar aquello que siente y sentir aquello que piensa, de no ser así se le nota la falsedad.

-¿Cuál es el peor chiste que has escuchado?
Uno nunca ha escuchado el peor chiste. Cuando crees que no hay uno peor que el último que oíste, viene alguien y te sorprende.

-¿La risa se aprende?
La risa es uno de los rasgos esencialmente humanos. El hombre es el único animal que piensa y también que ríe, que viene a ser lo mismo. Pero me imagino que tu pregunta va por la línea de si el don de hacer reír se puede aprender. La gracia es algo natural. Hay quien la tiene y quien no. El que la tiene puede aprender a mejorar su habilidad, pero quien no tiene gracia no puede obtenerla por aprendizaje. Lo que sí puede hacer la gente es darle humor a su vida. Decía Chaplin que un día sin risa es un día perdido…

-¿Siempre eres el alma de la fiesta?
Una de las maneras como se descubre que tienes capacidad de hacer reír es que comienzas a notar que te conviertes en el alma de la fiesta sin proponértelo. Sin embargo, cuando te dedicas profesionalmente al humor, evitas ser el alma de la fiesta, tratas de disfrutar como todos, sin forzar la barra, sin ser gracioso a juro, porque se torna un fastidio.

-¿El humor es un lenguaje global o cada sociedad tiene una forma de asumirlo?
El humor es un lenguaje compartido por un grupo social en un tiempo histórico. Este grupo puede conformarse de distintas formas: puede ser un salón de clases, los habitantes de una ciudad, los ciudadanos de un país o el mundo entero. Es una especie de continuo que va de lo particular a lo universal. Chaplin logro que su humor fuese universal, cosa que logran los genios. En eso le ayudo mucho el que el cine fuera mudo, porque venció la barrera idiomática. Pero el humor siempre está referido a un contexto socio histórico, porque se basa en unas experiencias y un lenguaje compartido. Por eso el humor, a diferencia de la tragedia, en la medida en que uno se aleja del tiempo en que se produjo, lo entiende menos.

-¿Qué humorístico resulta hacer del humor un trabajo?
Es una maravilla. Yo doy gracias a Dios cada día porque mi trabajo es la risa. Yo imagino el cielo como una carcajada eterna. Como en todo hay su estrés, pero casi siempre tiene que ver con la parte logística más que con lo propiamente humorístico.

-¿Qué tanto debes controlar tu humor durante un velorio?
A mí siempre me pareció de mal gusto lo de los chistes en los velorios. Sin embargo, en la medida en que he ido estudiando el fenómeno del humor, he entendido que este surge en los momentos de mayor dolor. Y si tratas de aguantar las ganas de reír es peor, porque el humor, mientras más lo reprimes, más fuerza cobra. Eso explica porque hay tanto humor en Venezuela en este momento, porque esto es como si estuviésemos en un gran velorio en el que el muerto es el país.

-Si el humor revela la inteligencia, ¿cómo te ves a ti mismo?
Tu pregunta contiene la respuesta, pequeño saltamontes…