Carta a la FANB

22/01/2019. Editorial Tal Cual

Soldados:

Ya, desde la palabra que los nombra, la cosa se complica un poco: soldar es unir firmemente algo y el soldador el que realiza la acción de soldar. Pero la naturaleza  metálica de la palabra “soldado” tiene otro origen: según el diccionario etimológico, viene del latín “solidus”, que era la moneda de oro con la que se les pagaba a los centuriones, dinero sólido, de donde dimana también sueldo (con razón Borges amaba tanto las etimologías). Así pues la milicia está más cerca del sueldo que de la unión firme, aunque la de firme sea la posición que mejor les define.      Los soldados tienen las armas de una nación. Algunos pensamos que un mundo sin armas sería muchísimo mejor, pero hay demasiados intereses involucrados, que impiden este sueño. El ser humano es a la vez maravilloso y decepcionante: fabrica artefactos de increíble ingenio, pero que solo sirven para el exterminio de  sus congéneres.

La fuerza armada, por su propia naturaleza está gobernada por la obediencia y la disciplina. Tiene lógica, en el fragor de una batalla, las órdenes del estratega (en griego “strategos” era general) no pueden ser cuestionadas. Este binomio de autoridad y obediencia hace pensar a muchos que las sociedades deben ser gobernadas militarmente, que uno solo debe mandar y el resto obedecer.

Pero la historia demuestra lo contrario, que tanto mejor, más querida y respetada es la fuerza armada, cuanto más está al servicio de la democracia y la libertad, que no hay cosa peor que un soldado que vuelve las armas en contra de su pueblo para reprimirle  y asesinarle. Ya lo había dicho el general Bolívar (no olviden que ustedes son bolivarianos) en diferentes pensamientos:

“El sistema militar es el de la fuerza, ya la fuerza no es gobierno”;

“Es insoportable el espíritu militar en el mando civil”;

“Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno. Es defensor de su libertad”

y la consabida:  “Maldito sea el soldado que vuelve sus armas contra su pueblo”.

Pero en una hora tan trascendente como la que vivimos, que  marca la diferencia entre la esclavitud y la libertad (¡también la de ustedes y sus familias, por cierto!) les animo con aquella magnífica exhortación que Charles Chaplin hizo en el discurso final de El gran dictador y que no tiene en este momento desperdicio alguno:

“Soldados:

No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.

Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.

Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que no aman y los inhumanos.

Soldados:

No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.

Luchemos por el mundo de la razón.

Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.

Soldados:

En nombre de la democracia, debemos unirnos todos.”