Todos cuantos le guardamos admiración y respeto lamentamos su partida, que nos pareció temprana. Sentimos que tenía aún mucho que dar y que hacer, tanto por la universidad como por el país de sus inquietudes y desvelos.

Séneca, el gran filosofo romano de origen hispano, probablemente nos habría corregido señalando que su vida no fue breve, que fue lo suficientemente larga y buena como para aprovechar el tiempo, con el que contó, a plenitud y dejarnos como mensaje el ejemplo de su existencia comprometida y humilde. La muerte no es una tragedia, una tragedia es no haber vivido plenamente.

El padre José Virtuoso fue un extraordinario sacerdote, un ciudadano muy activo en la lucha por la democracia y la libertad, amén de un magnífico rector para la Universidad Católica. Siempre andaba promoviendo actividades en las que hacía presente el lema ignaciano de: «en todo amar y servir». Con frecuencia nos convocaba para alguna de ellas, haciéndonos, de paso, mejores personas con su compromiso y cercanía.

Lo conocimos en reuniones del Centro Gumilla y nació una entrañable amistad que se fortaleció con los años y se reafirmó en las diversos proyectos que lideraba para el servicio a la comunidad, el más remoto que recuerdo es el de Catuche, con la gente de la quebrada del mismo nombre, para resolver el tema de la construcción de viviendas en la zona.

Y a vuelo de pájaro, solo en lo que a quien esto escribe respecta, me tope en mis archivos con: el encuentro de liderazgo ignaciano; la presentación de la academia jesuítica; los sesenta años de la UCAB, que contemplo diversas actividades; el gabinete UCAB, historias que comprometen; el seminario de humor en la escuela de comunicación; en Madrid, con la universidad jesuita de Comillas, un acto para convocar a los egresados y recoger fondos para el plan de becas de la universidad y una larga lista de etcéteras con la complicidad del padre Danny Socorro y Marcelino Bisbal, otro par de incansables trabajadores.

No nos sentimos apesadumbrados por su partida, sino regocijados con su vida y con el hecho de que la Providencia lo haya puesto en nuestro camino para inspirarnos y enseñarnos a ser mejores. Quiera Dios que los sueños de un país mejor, más justo, de valores democráticos, de honestidad, equidad y cultura, por los que tanto luchó,se hagan pronto realidad.

Siendo como era Virtuoso, queda como hasta injusto con su memoria decir «que descanse en paz», en su lugar diremos: «que trabaje en paz», también arriba en el cielo, dándoles quehacer a los santos para comprometerlos en la lucha por el bienestar de Venezuela.

Artículos Recientes

  • Van Gogh y el petróleo
    Los métodos de lucha son tan importantes como las causas que los inspiran. Por eso, entre otras cosas, condenamos el terrorismo, porque deslegitima las razones que le sirven de basamento y las ideas que promueve. Viene esto a cuento por el método del que algunas organizaciones de defensa del medio […]
  • El Padre Virtuoso
    Todos cuantos le guardamos admiración y respeto lamentamos su partida, que nos pareció temprana. Sentimos que tenía aún mucho que dar y que hacer, tanto por la universidad como por el país de sus inquietudes y desvelos.
  • La cercanía del bien
    Cada vez que la humanidad pierde la razón –este parece ser uno de esos momentos– y se acerca peligrosamente al abismo de su autoaniquilación, suele sobrevenir un largo periodo de relativa paz
  • La locura de Nicolás
    Un episodio poco difundido de nuestra historia es la locura de Don Nicolás Eugenio de Ponte y Hoyo, gobernador de la provincia de Venezuela entre 1699 y 1703.
  • El fin de la «ch» y la «ll»
    Como dirían Willy Colón y Héctor Lavoe: «Todo tiene su final, nada dura para siempre». Las letras «ch» y «ll» han pasado a mejor vida. La Real Academia Española (RAE), que «limpia, fija y da esplendor» a la lengua de Cervantes