Entre todos los asuntos que destacan esta semana, hay uno que invita a una reflexión profunda sobre el ser humano.

Tiene que ver con Ötzi, un hombre que falleció hace más de 5300 de años. Fue descubierto en los Alpes italianos en 1991por unos turistas de esos que les gusta la aventura. Es la momia más antigua preservada en hielo.

Hasta ahora se creía que se trataba de un hombre de color blanco y larga cabellera, pero las investigaciones del Instituto Max Planck de antropología evolutiva de Alemania, ha ofrecido nuevas luces sobre el ancestral congénere.

Parece que su piel era de color oscuro, similar a la que presenta el cuerpo momificado, también se determinó que era calvo y que procedía de Anatolia (en la actual Turquía).

Es decir, el fenómeno de las migraciones humanas es tan antiguo como el hombre mismo. Parece, pues que todo lo que se dijo en un principio de este misterioso «hombre de hielo» no tiene que ver con los recientes descubrimientos.

Es inevitable que, ante un descubrimiento antropológico de tal magnitud, le vuele a uno la imaginación: ¿qué pensaría Ötzi al momento de su muerte? Evidentemente no pudo haber imaginado su fama y trascendencia. Probablemente ni siquiera en su cabeza estaba ese concepto.

Un campesino de Anatolia que llegó hasta los Alpes, uno más, convertido en testimonio de nuestros orígenes.

Hemos escudriñado su ADN y no extrañaría que My heritaje le haya encontrado ya parientes vivos. Es increíble, él está en nosotros tanto como nosotros en él.

En definitiva y, a fin de cuentas, somos, de los animales que pueblan este planeta, el único con capacidades intelectuales, somos sapiens, aunque ciertos especímenes se empeñen en convencernos de lo contrario.

Un hombre de hace 5300 años. Para el tiempo del universo, es una insignificancia, pero para nosotros una eternidad. Ötzi murió asesinado.

En todo este tiempo transcurrido, ese animal que somos, en el fondo, no ha cambiado tanto. En muchos lugares del planeta sigue siendo la misma bestia primitiva sin piedad ni compasión por sus semejantes. Inevitable, frente al camarada Ötzi, preguntarse: ¿Qué seremos dentro de 5300 años? Es decir, en el nanosegundo que siguiente, para los estándares del universo.

Artículos Recientes

  • Los mosquitos de Bill Gates
    Entre las noticias de esta semana, figura una de la que se puede hablar sin problemas (porque seguramente nadie saldrá en defensa de los mosquitos, quiero decir). Resulta que el […]
  • Mi último delirio
    Curiosa la etimología del término delirio: del latín de-lirare, que significa salirse del surco al labrar la tierra.
  • Telepathy
    El humor es profético. Las mayores verdades filosóficas, sociológicas y políticas han sido proclamadas desde la tribuna del humorismo. Pero, como la cosa mueve a risa, la gente no cree […]
  • La sociedad de la nieve ¿machista y antivegana?
    Con este título publica Aquiles Nazoa en el año 1967 un libro dedicado a la, otrora denominada, ciudad de los techos rojos
  • El padre José del Rey y el magis
    En el marco de la espiritualidad ignaciana, la palabra latina magis —que significa «más»— constituye un concepto central.